La muerte del Guardia Urbano en Foix obliga a aplazar el juicio por ‘pornovenganza’


La víctima de ese caso era la pareja del policía cuyo cuerpo calcinado se halló en el maletero de su vehículo

elperiodico.com

La muerte de un agente de la Guardia Urbana de Barcelona, cuyo cadáver fue localizado la semana pasada carbonizado en el maletero de su vehículo junto al pantano de Foix (Barcelona), ha obligado a aplazar el juicio por la “pornovenganza” porque la víctima de ese caso era la pareja del policía fallecido.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), el juicio, en el que un subinspector de la Urbana se enfrenta a una petición fiscal de dos años de cárcel por divulgar fotos de contenido sexual de una agente de la policía local barcelonesa tras romper su relación en 2008, se celebrará el próximo 26 de octubre y no el próximo lunes, como estaba previsto.

VISTA APLAZADA

El juzgado penal número 17 de Barcelona ha pospuesto el juicio después de que el abogado de la agente de la Urbana víctima de este caso de ‘pornovenganza’ haya pedido esta semana que se aplazara la vista por el “estado emocional” de la mujer tras la muerte de su actual pareja.

La agente fue víctima de un caso de “pornovenganza” por parte supuestamente de un subinspector del cuerpo que, tras romper en el 2008 la relación sentimental que mantenían, difundió fotos de contenido sexual de la mujer de forma masiva a sus contactos desde el ordenador de la agente en la comisaría, ya que conocía su contraseña.

CASO DE ‘PORNOVENGANZA’

El juicio contra el subinspector se tenía que haber celebrado el pasado viernes 28 de abril, si bien se pospuso cuando todas las partes ya estaban en el juzgado porque la Fiscalía rebajó a última hora su petición inicial de tres a dos años de cárcel por un delito contra la integridad moral, ante lo que se fijó la vista para el próximo lunes, 15 de mayo, aunque se ha aplazado de nuevo.

El urbano fallecido erauno de los dos agentes de la policía local barcelonesa que fue apartado temporalmente del cuerpo el pasado año a raíz de una denuncia de Asuntos Internos por agredir y humillar supuestamente a un motorista, que se saltó un control rutinario de tráfico el pasado 15 de agosto en la carretera de L’Arrabassada de Barcelona.

Al archivarse el caso judicialmente, el agente fue readmitido en el cuerpo, aunque aún no se había reincorporado a su nuevo destino porque estaba de baja médica desde que en octubre pasado se operó de la espalda.

Los Mossos d’Esquadra mantienen abierta una investigación para aclarar las circunstancias de este suceso, sobre el que el juez ha ordenado el secreto del sumario y en el que todas las hipótesis siguen abiertas.